Secretariado de Medios

Secretariado de Medios

Los días 19 y 20 de febrero, la Diócesis de Ávila ha acogido el Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de Iglesia en Castilla, que ha congregado a un centenar de  personas provenientes de las 9 diócesis que conforman este grupo con el objetivo de ahondar en ese camino común de retos y esperanzas que comparten todas ellas.

En esta ocasión, los trabajos se han centrado en  poner en marcha un itinerario de tres años para replantear la renovación del estilo pastoral y las estructuras evangelizadoras de las diócesis de Castilla, a la luz de la reflexión sobre el contexto sociodemográfico y eclesial que vivimos en nuestra tierra. Así lo expresaba en la apertura, el lunes por la mañana, Gabriel Ángel Rodríguez, Vicario general de Osma-Soria y coordinador de Iglesia en Castilla.

 

GVP 7655

 

Tras la Lectio Divina preparada por Mons. César Franco (Obispo de Segovia), y con la mirada puesta en el primer paso del itinerario, “Reconocer”, la tarde del lunes se centraba en la mesa redonda sobre “El contexto social de Castilla (cultura, dinamismos sociales e identidad) y su influjo en la tarea pastoral de la Iglesia”. En ella, Dña. Ester Martín (Directora de la Oficina de Transparencia de la Conferencia Episcopal Española) aportaba el retrato en cifras de una Castilla envejecida tanto en población como entre los propios sacerdotes. Una tierra que cuenta con 15 obispos, 1505 sacerdotes, más de 5000 catequistas y 3600 religiosos (con casi 1600 monjas de clausura), pero con tan sólo 39 seminaristas (según datos de finales de 2022). Los sacerdotes, con una media de edad de 69 años, se concentran principalmente en la franja de edad de 75 a 90 años, y han de hacer frente a 3761 parroquias de las cuales 3157 son rurales. El 84% de dichas parroquias está en localidades de menos de 2000 habitantes. Y esto hace que se multiplique la dedicación de los sacerdotes, que destinan más de 2 millones y medio de horas a la administración de Sacramentos, visitas a enfermos, acompañamiento espiritual, despacho parroquial …

Por su parte, Raúl Flores, de Cáritas, puso sobre la mesa el contexto social en Castilla, según el informe Foessa, destacando la situación de migración y éxodo rural, la despoblación y el envejecimiento. Una realidad que conlleva dificultades sanitarias, aislamiento social y soledad, económicamente menos fuerza laboral y por tanto menos dinamismo económico. Una tierra que tiene, por tanto, menos servicios y más desigualdades territoriales. Pero también problemas de exclusión social y un agrandamiento de la brecha de los vulnerables, ante lo cual se presentó cuál es la respuesta de la Iglesia en este sentido a través de Cáritas.

 GVP 7813

 

Por último, José Luis Lastra, Vicario de Pastoral de Burgos, concretizó cómo afecta toda esta realidad presentada anteriormente al trabajo de las diócesis y a los propios sacerdotes. Destacó el hecho del avance en discernimiento comunitario y en ser “Iglesia en salida”, pero también la “impotencia y el desánimo ante la pobreza humana y eclesial”. Constató asimismo una notable mejora en comunicación, pero a su vez una falta de cercanía y de pastoral de Primer Anuncio. Y una autocrítica clara: “los curas estamos muy ocupados, pero escuchamos menos”, lo que se traduce en el hecho de que “algunos no acaban de encontrar su puesto en una Iglesia más participativa y sinodal”, y que “los más jóvenes no saben qué hacer en los pueblos”. Por ello, existe la conciencia de que “algo hay que cambiar”.

La jornada del lunes concluía con el rezo de Vísperas y la Eucaristía presidida por Mons. Rico García, obispo de Ávila, en la capilla del Seminario, y la posterior visita nocturna a la S.A.I. Catedral del Salvador.

 

GVP 7857

 

“El cristiano no nace: se hace”

La última jornada de trabajo comenzaba con la intervención de cada uno de los obispos presentes, poniendo en común el trabajo recorrido por sus diócesis en el último curso pastoral.

Y de ahí, a escuchar la ponencia del Arzobispo de Valladolid, en la que ha reflexionado sobre las riquezas, las carencias y las oportunidades de las estructuras evangelizadoras y los agentes de pastoral, a la luz de la lectura sociológica aportada en el día anterior. Haciendo un símil con la costumbre de los primeros creyentes de encender una vela al terminar el día y dar así la bienvenida a una nueva jornada, Mons. Luis Argüello apuntaba que la realidad actual, la crisis social, “supone una nueva oportunidad misionera”.

“El reconocer el momento eclesial en el que vivimos supone que estamos en Vísperas. Hemos encendido una luz al llegar la oscuridad, y podemos hacer dos lecturas: o bien verlo como el atardecer de un día que termina y no sabemos qué nos deparará el mañana; o bien, tomarlo como la novedad de un nuevo tiempo, aunque haya que hacer la travesía de la noche”.

 

20240220 IGLESIAENCASTILLA OBISPOS

 

En ese “reconocer” que propone Iglesia en Castilla para este primer año de trabajo, Mons. Argüello confirmaba cómo “la Iglesia está llamada a hacer siempre lo mismo: anunciar la Palabra, celebrar la Liturgia, testimoniar la caridad. Pero estamos llamados a hacer todo esto acogiendo la novedad del signo del tiempo. No podemos pretender que las cosas cambien si hacemos siempre lo mismo. No digáis eso de ‘siempre se ha hecho así’. Para tener resultados diferentes hay que hacer cosas diferentes. Para renovar la mentalidad se necesitan discípulos misioneros renovados en espíritu y en misión”. Es, en definitiva, lo que ha llamado “fidelidad al mandato, pero con permanente novedad: fidelidad en el hoy del tiempo”.

El Arzobispo vallisoletano insistía en el hecho de que “un cristiano no nace: se hace”, algo que invitaba a repetir con frecuencia, “porque salimos de una larguísima época en la que éramos cristianos porque nacíamos en una familia cristiana”. Y en ese “hacer cristianos”, ha profundizado en varias propuestas de actuación en el ámbito de nuestras comunidades parroquiales, la renovación de la parroquia como comunidad misionera, cómo mejorar la celebración del domingo en pueblos con pocos habitantes, o la integración de la parroquia en un territorio concreto, entre otras cuestiones.

Unas propuestas, estas últimas, que han sido el objeto del posterior trabajo en grupos para ver su aplicación en las diócesis, la urgencia de cada una de ellas, y la concreción de las ideas.

El encuentro ha concluido con la presentación de las conclusiones para el documento final, y la Eucaristía en la capilla del Seminario, presidida por Mons. Mario Iceta, Arzobispo de Burgos.

 

Fotografías de Gonzalo G. de Vega/Diócesis de Ávila.

La próxima semana, 19 y 20 de febrero, el Seminario diocesano de Ávila acogerá por segundo año consecutivo el Encuentro de Obispos, Vicarios y Arciprestes de Iglesia en Castilla; es decir, de todas las diócesis de Castilla y León, menos Astorga y León (que, por cuestiones históricas y eclesiales, tienen más trabajo conjunto con su diócesis metropolitana, que es Oviedo).

Se trata de unos encuentros con una gran importancia para el trabajo conjunto de las 9 diócesis participantes (Valladolid, Salamanca, Ciudad Rodrigo, Zamora, Ávila, Segovia, Palencia, Burgos y Osma-Soria). Todas ellas trabajan en comunión aquellos acentos e intereses comunes. “Al final, nuestras diócesis son muy parecidas en cuanto a su configuración geográfica, poblacional, con los mismos problemas a nivel eclesial. Si somos tan parecidos, es bueno que pongamos sobre la mesa los retos, las dificultades, las esperanzas, porque nos podemos enriquecer todos”. Así lo explica Gabriel Ángel Rodríguez, Vicario General de la Diócesis de Osma-Soria, y coordinador de Iglesia en Castilla.

En esta ocasión, el tema a tratar nos lleva a hacer un análisis de la situación no sólo eclesial, sino también sociodemográfica de Castilla y León, con el fin de poder organizar mejor la atención pastoral en nuestras diócesis. “La conversión pastoral y misionera: una llamada a la renovación del estilo pastoral y de las estructuras evangelizadoras” es el lema que recoge los trabajos de estos dos días, que buscan promover una renovación articulada en dos grandes ámbitos: por una parte, las parroquias, unidades parroquiales y arciprestazgos; y por otra, la espiritualidad y estilo de los agentes de pastoral (obispos, presbíteros, laicos y vida consagrada), que precisamos para esta renovación, como destaca el coordinador de Iglesia en Castilla: “Llevamos ya bastantes años con un gran cambio sociológico, a nivel de valores, de percepción de la realidad. Y la Iglesia no puede quedarse rezagada. Su labor ha sido siempre la de adaptar sus modos de llegar a la gente en consonancia con la realidad de esa gente: presentar el mensaje de siempre de una forma diferente, nueva, diversa, para ser mejor entendida”.

“El Papa también nos lo ha dicho muchas veces, hablando de este cambio de época. Los agentes de Pastoral estamos llamados a cambiar el estilo, el cómo nos acercamos. Hay estructuras evangelizadoras que quizá haya que darles una vuelta”, afirma Gabriel Ángel. Y es que, si ahce algunos años, la fe llegaba a las personas de una forma natural, “casi por ósmosis”, a través de la familia, la parroquia y la escuela, “ahora mismo, estas mediaciones no cumplen con esta función como transmisoras de la fe. Por tanto hay que ver cómo estas vías pueden ser más eficaces. Y cómo las estructuras más tradicionales (parroquias pueden seguir siendo mejores canales. Y evidentemente hay que hacer cambios”.

Cambios necesarios en las estructuras eclesiales para poder ofrecer una mejor atención pastoral a las comunidades cristianas de nuestra tierra, con sus características demográficas y sociales asimismo cambiantes: una sociedad envejecida y dispersa en multitud de pequeñas localidades de entornos casi despoblados, con sacerdotes que se hacen cargo de un número demasiado grande de parroquias. Pero, principalmente, una sociedad altamente secularizada, “uno de los grandes desafíos que tenemos. La Iglesia tiene que ver el medio con el que puede llegar a esa sociedad cada vez más secularizada. Predicar el Evangelio en sociedades con mucha raíz cristiana, como ha sido la tónica en los últimos años, es más fácil. Pero ahora nos encontramos perdidos ante esta nueva realidad, de cómo anunciar el Evangelio en este tipo de sociedad. Por eso, lo primero que tenemos que hacer es pararnos y reflexionar. Y es lo que vamos a hacer en este encuentro en Ávila: conocer cómo estamos a nivel sociológico, económico, estadístico. Y cómo esta realidad que tenemos influye en la tarea cotidiana de las diócesis, de las parroquias, de la acción pastoral”.

De esta manera, estas dos sesiones de trabajo de la próxima semana en Ávila estarán centradas en reconocer la situación actual de nuestros ámbitos eclesiales y cómo nos afecta el entorno social. Asimismo, se compartirán los ensayos pastorales que se están realizando en las distintas diócesis.

Es importante que todo este proceso valore e impulse la reflexión y pasos que se están dando en las diferentes diócesis, e ilumine y aliente los siguientes que puedan ponerse en marcha en la siempre necesaria conversión pastoral que lo es de las personas (espiritualidad), de los ambientes y formas de trabajar (pedagogía) y de las estructuras de trabajo pastoral.

S.M. El Rey de España, Felipe VI, ha concedido el título de «Real» a la iglesia de San Miguel de Segovia con motivo del 550 aniversario —el próximo 13 de diciembre— de la proclamación de la infanta Isabel como Reina de Castilla. De esta forma, el monarca responde a la petición solicitada por Mons. César Franco, con acuerdo del Consejo Episcopal de Gobierno de la Diócesis de Segovia. «Naturalmente, nos parecía que este acontecimiento no podía pasar desapercibido», ha asegurado don César en el acto de presentación que ha tenido lugar esta mañana en el Obispado.

            Junto al Obispo de Segovia, han comparecido Mons. Ángel Galindo, vicario general de la Diócesis; Mons. Andrés de la Calle, sacerdote responsable de la UPA Centro, a la que pertenece San Miguel, y D. David Santamera, miembro del Consejo Parroquial de San Miguel y Caballero del Capítulo de Nobles Caballeros y Damas de Isabel la Católica. Asimismo, con un perfil discreto, ha estado presente el actual sacerdote de San Miguel, D. Isaac Benito.

            «Yo me dirigí en una carta a su majestad, recordando que esta dinastía ha pasado la historia con el título de católicos. Le pedíamos que nos concediera esta gracia, de que la parroquia llevara el título de «Real», y le anunciábamos que con esta ocasión, cuando llegue esa fecha, en el entorno del 13 de diciembre de este año, pondríamos en el atrio de la iglesia una placa conmemorativa», ha detallado don César para, agregar que «también nos atrevíamos a invitarle, por si él quería hacerse presente en ese acontecimiento». No obstante, el Rey todavía no ha respondido a tal invitación.

            A renglón seguido, Monseñor Franco ha leído la carta firmada por Jaime Alfonsín, jefe de la Casa del Rey, en la que se confirmaba la concesión del título, acompañada por la credencial del mismo. Y, posteriormente, la carta que él mismo ha devuelto a su majestad agradeciendo el gesto y la rapidez en la tramitación.  «Yo creo que es una noticia muy grata, muy buena para la ciudad, y para la Diócesis», ha concluido don César.  

           CREDENCIAL SAN MIGUEL

 

Proceso y documentación

Don Ángel Galindo ha sido el encargado de ofrecer los detalles del proceso de tramitación y los documentos aportados. Así, ha detallado que la idea surgió hace varios meses y fue primero propuesta en el Consejo Parroquial, con el visto bueno que también recabó del Consejo Episcopal de Gobierno.

            «En Segovia es la primera iglesia que lleva este título», ha resaltado el vicario general, para hacer un repaso de la veintena de iglesias y monasterios que ostentan tal título en nuestro país. «No solo para la Diócesis, también para la sociedad segoviana, es un honor y es una plataforma para dar un sentido real a la conmemoración que se va a hacer en el ámbito de la ciudad y de la provincia», ha destacado don Ángel.

            Entre la documentación aportada a la Casa Real, se envió la petición del Obispo de Segovia, una referencia al origen de la Diócesis y una memoria de la historia de la iglesia de San, haciendo un recordatorio de la primitiva iglesia que llevaba el mismo nombre. Asimismo, se han sumado las crónicas, de Pedro García de la Torre, y una memoria del vínculo de la Corona con la ciudad de Segovia.

Alegría compartida

Por su parte, don Andrés de la Calle ha destacado, visiblemente emocionado, la «alegría enorme» que supone la concesión de este título para la iglesia de San Miguel. «Esto, para una iglesia como es San Miguel, tan emblemática, tan céntrica, pues supone un orgullo y una alegría grande», ha sentenciado el sacerdote, que no ha dudado en nombrar a sus ‘hermanos’ de la UPA Centro, Isaac y Antonio Benito, para agradecerles su labor y su discreción.

            «Esta alegría es compartida por todo Segovia, porque merece la pena que nuestra querida Segovia, a la que todos queremos tanto, tenga también sus honores como se los merece, que no son concesiones gratuitas, sino concesiones justas, que merece la pena que también Segovia se pueda tener el orgullo de tener la Real Iglesia de San Miguel», ha concluido don Andrés.

 

Sello de la Real iglesia de San Miguel

David Santamera ha recordado la convicción religiosa de la Reina Isabel, «quizás la mejor reina que ha tenido España y con una tradición internacional impecable», ha afirmado. Asimismo, ha agregado un punto importante en la documentación aportada y es, precisamente, que se ha señalado a su Majestad el Rey que la proclamación tuvo lugar «en el atrio de San Miguel, y también que la Reina entró en la iglesia después de su juramento a rezar, durante unos breves instantes».

SELLO REAL IGLESIA SANMIGUEL WEB«Creo que es un honor para los párrocos, para la diócesis y para la ciudad de Segovia. Con ese motivo hemos querido también hacer un nuevo escudo de la iglesia», ha destacado David para, a continuación, detallar la imagen. Un sello que ha sido creado y diseñado, íntegramente, por el propio David.

 En la parte central del escudo se encuentra el óvalo, compuesto por el búcaro y las azucenas, que representan la Virginidad de María; antes, en y después del parto. Todo sobre un fondo rojo carmesí que simboliza el color que utilizaban los reyes de Castilla y rodeado por la leyenda “Real Iglesia de San Miguel Segovia”, timbrado todo ello por la Corona Real de España.  «Un escudo simple, sencillo, pero en el que hemos querido remarcar la fe», ha sentenciado Santamera.

El Secretariado de Familia y Vida de la Diócesis de Segovia nos invita a unirnos a la Semana del Matrimonio que, promulgada por la Conferencia Episcopal Española, se celebra del 14 al 19 de febrero con una nueva propuesta: convierte tu ‘match’ en un “Forever match, un amor para siempre”, que es el lema de este año.

            Una campaña a la que se suma el secretariado diocesano por tercer año consecutivo y que se lanza con el objetivo de visibilizar la grandeza y dignidad del matrimonio cristiano, y mostrar a la sociedad su belleza. En esta ocasión, la página web matrimonioesmas.org se ha renovado para mostrar que hay “matches” que son para toda la vida.

 

2024 matrimonio es mas 702x526

           

Este año pasamos del “Forever dates, para siempre sabe mejor”, lema de la campaña de 2023, al “Forever match, un amor para siempre”. Como el de Tomi y Salva, que llevan juntos desde 1973 y, viajando a través de los años, revelan los secretos de su matrimonio. Una fotografía es la prueba de que, después de 50 años de matrimonio, ellos siguen apostando el uno por el otro para toda la vida.

Acciones diocesanas

 

20240209 SEMANA MATRIMONIO

 

Durante esta semana, el Secretariado de Familia y Vida de la Diócesis nos propone dos iniciativas. En primer lugar, este viernes 16 de febrero, nos invitan a unirnos al Vía Crucis diocesano que se aplicará por la familia. En esta ocasión, la salida tendrá lugar a las 18 horas de la iglesia de San Justo. El Vía Crucis discurrirá por la calla Ochoa Ondátegui, avenida del Acueducto hasta la iglesia de San Millán.

            Por otro lado, el domingo día 18 se celebrará una Eucaristía por los matrimonios en la parroquia de San Lorenzo, haciendo mención especial a aquellos que este año celebran sus bodas de plata u oro.

            Pero eso no es todo, puesto que desde el Secretariado de Familia y Vida tienen preparadas acciones para los próximos meses. Así, el próximo 2 de marzo la iglesia de Santa Teresa acogerá «A fuego lento», cocinando nuestro matrimonio. El día 16 de marzo se recupera un año más la ruta romántica. Ya en abril, el viernes 5, tendrá lugar por segundo año la «Cata-quesis» y, por último, en junio el Santuario de El Henar será el escenario para «A la caza de nuestro tesoro».

Matrimonio en modo ON

Como apoyo a todas estas iniciativas, contamos con una aplicación móvil. Desde que se lanzó en 2022, «MatrimONio» ha ido creciendo para acompañar a los matrimonios que quieren “activarse” y “mantenerse encendido”. La app, disponible para Android y Apple, ofrece actividades para crecer en la vida matrimonial, un retiro para matrimonios, oraciones, y propuestas de lectura, podcast y cine.

cartel app rrss

El sacerdote diocesano Juan Cruz Arnanz Cuesta será el responsable de pronunciar el pregón inaugural de la Semana Santa de Segovia en la capilla del Santísimo de la Catedral, el próximo 16 de marzo, dando inicio a la semana más importante del año para los más de 1.200 cofrades que integran las diez cofradías integradas en la Junta.

      Juan Cruz Arnanz Cuesta (Segovia, 1973) es actualmente rector del Seminario de Segovia, y vicario episcopal de Evangelización, Educación en la Fe y Medios de Comunicación Social, además de párroco de San José Obrero en Segovia capital desde enero de 2013, labor que ha desarrollado en diferentes destinos anteriormente, desde su ordenación en 1999, en municipios como Pedraza, Fuentepelayo, Zarzuela del Pinar y Pinarnegrillo

      El sacerdote reconoce que ha recibido el encargo con mucha ilusión y asume “la responsabilidad de transmitir el mensaje de la Muerte y Resurrección de Cristo en unas fechas tan señaladas para los cristianos y, en especial, para los segovianos que viven la Semana Santa desde el interior y acompañando a sus cofradías, dejando que la fe y la devoción inunde las calles y se avive la vida cristiana de todos los cofrades y cristianos".

 

Imagen de WhatsApp 2024 02 09 a las 13.28.08 7c03d70b

 

      Juan Cruz es licenciado en Teología Dogmática por la UPSA y doctor en Sagrada Teología especialidad Teología Dogmática por la Universidad Gregoriana de Roma. También es profesor de Introducción a la Teología, Teología Fundamental y Escatología en la Escuela de Teología de Segovia, extensión del ISCCRRDD de la Universidad Eclesiástica San Dámaso, desde el curso 2007/2008 hasta la actualidad.

      Desarrolla una importante labor como investigador y divulgador especializado en teología, con artículos y publicaciones como ‘La catedral. Un entorno de vida, un lugar de encuentro y una vivencia espiritual en medio de la sociedad’ (Madrid 2021); Desarrollo histórico y documentos del diálogo internacional entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa’ (2001);y ‘Antecedentes y preparación del diálogo teológico internacional entre la Iglesia Católica y la Iglesia ortodoxa Bizantina’, entre otros. 

      Gran comunicador, en la actualidad es director de la publicación mensual diocesana ‘Iglesia en Segovia’ y fue director del programa diocesano ‘Iglesia Noticia’ de COPE Segovia durante años.

El lunes 12 de febrero la Librería Diocesana acoge la presentación de su propuesta editorial «Religiosidad popular. Lugar teológico para la nueva evangelización»

 

El jesuita Daniel Cuesta publica un nuevo libro con Sal Terrae:  «Religiosidad popular, lugar teológico para la nueva evangelización» donde reflexiona sobre la dignidad teológica de la que goza la expresión de fe popular y ofrece las claves para poder vivir y acompañar pastoralmente. El título hace suyas las palabras del papa Francisco en la Exhortación Evangelii gaudium: «La religiosidad popular es un lugar teológico al que debemos prestar atención, particularmente a la hora de pensar la nueva evangelización» (n. 126). A lo largo del libro, desgrana esta realidad eclesial con el fin de que sea «plenamente valorada, acogida, catequizada», como destaca en el prólogo el rector de la Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat en Roma, el sacerdote valenciano José Jaime Brosel Gavilá.

Daniel Cuesta escribe este libro después de su formación en Historia del Arte, Humanidades y Teología publicando diferentes artículos y libros relacionados con la pastoral, el arte y la Semana Santa. Los libros de la editorial Mensajero La procesión va por dentro y Luces y sombras de la religiosidad popular son fruto de todo este trabajo académico y vivencial. En este último libro su acercamiento y su reflexión en torno a la religiosidad popular contiene un acercamiento desde «la cabeza (gracias a su importante bagaje intelectual), el corazón (pues se adentró en ella desde su infancia, de la mano de sus mayores) y el espíritu (pues este ámbito ha sido de gran importancia en su personal vivencia de fe)». No es solo reflexión, sino que encuentra palabras para «escuchar el corazón de nuestro pueblo y, en el mismo acto, el corazón de Dios», como decía el papa Francisco.

            Parte de que en la entraña de la religiosidad popular hay mucho más que folclore o cultura, o una búsqueda de unos orígenes o de una pertenencia local en medio de un mundo cada vez más tecnológico y globalizado. «Podemos encontrar tanto el deseo de revelación de un Dios que busca comunicarse con el hombre, como la búsqueda de la trascendencia, de lo religioso y, en definitiva, del Dios de Jesucristo, por parte de quienes viven en un ambiente más o menos secularizado y, por qué no decirlo, también de nosotros mismos».

 

El autor

20240208 DANICUESTA VATICANO WEB

Daniel Cuesta Gómez, SJ (Segovia, 1987) es jesuita y cofrade. Desde su formación en Historia del Arte, Humanidades y Teología trabaja en pastoral juvenil y también ha publicado diferentes artículos y libros relacionados con el mundo de la pastoral, el arte y la Semana Santa, entre los que destacan Passionis imago (Universidad Pontificia de Salamanca, 2016), Los evangelios apócrifos en la Semana Santa de Sevilla (Ediciones Alfar, 2019); La «Esencia», lo castellano y lo andaluz en nuestra Semana Santa (Diputación Provincial de Segovia, 2019); La procesión va por dentro (Mensajero, 2019) y Luces y sombras de la religiosidad popular (Mensajero, 2021).

Existe una costumbre en la ciudad de Segovia que pasa desapercibida para la mayoría de la población, pero que los vecinos de El Salvador conocen muy bien: el reparto del Pan de las Candelas el día 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor. Todos los feligreses saben que su origen es muy antiguo y que hasta hace sólo unas décadas, de lo que se trataba era de repartir pan a los pobres en este día. Algunos de los parroquianos con más años felizmente cumplidos (como la señora Martina, informante entusiasta) aún lo recuerdan: en la posguerra, las familias más necesitadas del barrio acudían a la iglesia y, al menos ese día, podían comer con una sonrisa sabiéndose valoradas aunque no fuera más que por el cumplimiento de una tradición.

                Efectivamente, ésta proviene de antiguo, del año 1539 (dentro de muy poco se cumplirá el V centenario, por cierto: estemos atentos a ello). En aquel entonces, una pía señora del barrio, doña María Álvarez Temporal, devota de la fiesta de la «Purificación de la Virgen María», que así se denominaba entonces la fiesta del 2 de febrero, estableció en su testamento, entre otros, dos puntos muy concretos: por un lado, «que se haga y funde una capellania en la dicha yglesia de señor sant salvador… con quince mill maravedis de censo o rrenta segura y treinta fanegas de pan mitad trigo y cebada…» y, por otro, que es el que más nos concierne, «que el dicho dia de la purificacion de nuestra señora… se den de limosna quince fanegas de trigo a pobres necesitados e parientes mios o del dicho mi marido si los obiere desta Ciudad…».

 

06 CANDELAS WEB

               

La obligación de la capellanía sufrió distintos avatares con el tiempo, las fanegas físicas entregadas a la parroquia se trocaron en dinero en efectivo en un momento dado, pero jamás dejó de repartirse pan a los pobres en El Salvador. Todo un logro, todo un gesto, todo un orgullo para la parroquia.

                Hasta que a mediados del pasado siglo XX, esta edificante historia pudo tener un abrupto final. Gracias a Dios, no fue así. El 15 de junio de 1953, a petición de don José Luis de Porras e Isla Fernández, Marqués del Arco, el Obispo de Segovia, don Daniel Llorente, redime a los herederos y descendientes de aquella María Álvarez Temporal «de la carga de la Fundación denominada EL PAN DE LAS CANDELAS, instituida a favor de los pobres de la parroquia de El Salvador… para lo cual ha ingresado en las Arcas Diocesanas, dicho Sr. Marqués, la cantidad de VEINTICINCO MIL PESETAS NOMINALES…». Fin de la benemérita y caritativa fundación ¿Qué ocurriría a partir de entonces? Pues otro logro, otro gesto de la parroquia: sin necesidad de obligación alguna ni forzados por el cumplimiento de antiguas cargas, la parroquia siguió repartiendo pan entre los vecinos. Y lo que fue un acto de caridad para cubrir una necesidad de los llamados antiguamente «pobres vergonzantes», se trocó en un reparto para todos, en una celebración festiva cargada de simbolismo.

 

02 CANDELAS WEB

 

                En esta segunda parte de la historia, hay que destacar un nombre y un hombre que los vecinos recuerdan muy bien: el de don Desiderio Arranz Santos, párroco de El Salvador entre 1989 y 2006 que, en su labor pastoral cargada de cariño, revitalizó esta y otras costumbres dando vida al barrio. El pan era encargado y repartido a todo el que ese día traspasaba las puertas del templo, vecino o no, para participar de la costumbre. Y fuera de éstas también, que luego se encargaba él de llevar pan de las Candelas a las Hermanitas de los Pobres, las Agustinas de Santa Rita y a los Bomberos de Segovia que ese día se hallaban de guardia, vecinos todos ilustres del que fuera ilustrísimo e industrioso barrio de la ciudad.

                Esta pequeña historia del pan compartido en mitad del invierno tiene varias lecturas, todas llenas de valor. Y de emoción. En primer lugar, el valor propio de ser una manifestación histórica, tradicional y específica de la ciudad de Segovia. Es posible que exista o haya existido una costumbre similar en esta fecha concreta de la Candelaria en otros lugares de la diócesis. Lo desconocemos, al igual que las diversas fuentes consultadas. En el resto de España, tampoco parece existir nada muy concreto y evidente. En internet aparece inmediatamente una referencia homónima, el Pan de las Candelas de Cacabelos, en León, pero el concepto es muy distinto: los vecinos acuden con panes propios para que sean bendecidos en una ermita dedicada a la Virgen de las Angustias. Nada que ver, por tanto, en cuanto a origen y significación.

 

05 CANDELAS wEB

 

Así que, salvo mejor opinión —estos párrafos ni son ni quieren ser un estudio completo sobre historia ni etnografía— parece que estamos ante otro de esos casos que nos son tan queridos en esta tierra de una especificidad muy, muy particular en lo tocante a tradiciones religiosas de la ciudad de Segovia. Recordamos otras, ¿verdad? Efectivamente: la Catorcena de Segovia y la «misa de privilegio», esa misa y ese nombre que nadie entiende fuera de los límites de la ciudad. Bueno, pues ahora, casi sin temor a equivocarnos, podemos añadir, y muy orgullosos, por cierto, una tercera: el Pan de las Candelas de El Salvador.

Pero es que además, esta fiesta —así podríamos llamarla— tiene un valor pastoral y simbólico que merece la pena considerar. Aunque ahora ya no hay pobres como antiguamente a los que socorrer de aquellas maneras (hay otras necesidades que se atienden por otros cauces), el gesto que hoy encabeza José Antonio Serrano como párroco de El Salvador expresa la necesidad y la obligación de compartir que tiene la Iglesia y la sociedad: compartamos lo que tenemos, demos lo que recibimos. Y celebrémoslo juntos. Todos estamos necesitados de pan; todos, en el fondo, somos unos menesterosos de alimento físico, emocional y espiritual. Y todos formamos una comunidad: una comunidad vecinal, social y, el que así lo desea, una comunidad creyente en torno al Señor y su misterio eucarístico (otro Pan compartido). Una comunidad que se necesita para alimentarse mutuamente y seguir creciendo, a pesar de las fuerzas polarizadoras e individualizadoras del mundo actual.

El pan, por último, como alimento básico, nos habla de sencillez y de igualdad: el pan nos hace iguales, porque como iguales andamos necesitados de las mismas cosas. Por eso el gesto de compartir un modesto bollo de pan una mañana de invierno nos hace ser conscientes de nuestra modestia, de nuestra pequeñez. Compartirlo nos hace más humanos, nos hace hermanos... Quizá el celebrar todo esto el día de la Presentación del Señor, el día de la Candelaria, donde la luz es protagonista, no sea casual: la Providencia tiene estas cosas… Esa luz de las candelas bien puede ser un reflejo de la Luz que hace poco más de un mes adorábamos en un pesebre. Esa Luz que sólo vieron los pastores y que los movió a presentar y a compartir su pan con Aquél que quiso hacerse uno como ellos, alguien humilde, conocedor y necesitado de todo lo que es humano. Quizá, ojalá sea así, este Pan de las Candelas nos haga comprender que, en esta vida, todos somos pastores y no reyes.

David San Juan

A tenor de los últimas informaciones, la Delegación de Patrimonio del Obispado de Segovia quiere aclarar que no ha desautorizado, ni impedido, la procesión del Ecce Homo de José Rius en la Semana Santa de este 2024. Esta Delegación, en virtud de sus funciones, y cumpliendo escrupulosamente su cometido de proteger y conservar el patrimonio cultural diocesano —y de acuerdo con el protocolo seguido por la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Castilla y León—, ha velado por que esta imagen, con patologías estructurales internas, no sufra daños irreversibles.

            Por todo ello, conocida la noticia de la concesión de autorización del Cabildo Catedral para procesionar la imagen, a finales de octubre, la Delegación de Patrimonio emitió un informe a la S.I. Catedral en el que se especificaban las patologías de la talla, y los riesgos que podría sufrir, en caso de procesionar. Dicho informe iba acompañado de otro, emitido por una restauradora independiente y con experiencia acreditada, que formuló las mismas patologías y confirmó el alto riesgo de procesionar con esta imagen.

            Con estos informes, posteriormente la Catedral de Segovia, con buen criterio, retiró la concesión de la autorización a la parroquia y la Cofradía de la Virgen del Rosario y “paso” de La Oración en el Huerto de San Lorenzo.

            La Delegación de Patrimonio lamenta que la ilusión de los cofrades haya quedado defraudada. No obstante, la finalidad de las acciones realizadas ha sido, en todo momento, garantizar la conservación del rico patrimonio cultural y religioso de la Diócesis, que es el de todos.

            Cabe recordar que la imagen está expuesta a la devoción de segovianos y visitantes a lo largo de todo el año en la Capilla de San Ildefonso de la Catedral de Segovia.

Martes, 30 Enero 2024 12:17

REVISTA DIOCESANA FEBRERO 2024

Loading...

«San Juan Bautista», «Virgen con niño» y «La Anunciación» ya están de vuelta en la Iglesia de la Trinidad.
 
Las tres pinturas, dos sobre lienzo («La Anunciación» y «San Juan Bautista») y una sobre tabla («Virgen con el Niño»), han sido sometidas a unos trabajos de restauración delicados y complejos para revertir, en la medida de lo posible, las graves patologías provocadas por el incendio. En especial en el de san Juan Bautista, situado sobre el foco del incendio y cuyo marco ha tenido que ser reemplazado por uno nuevo de similares características.
 
Durante todo este tiempo, han sido restauradas en el Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Simancas. Un largo y laborioso proceso debido a las patologías presentes en las obras a causa del incendio.
 
El calor, el humo y el hollín depositado por el incendio han provocado reacciones químicas en los componentes de la la capa pictórica, provocando alteraciones irreversibles. No obstante, el resultado de la restauración ha sido mejor de lo esperado.
 
20240116 RESTAURACIÓN TRINIDAD
 
Desde la Diócesis agradecemos el trabajo y dedicación de todo el Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Junta de Castilla y León, que han ejecutado los trabajos; así como a la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte y a la Delegación Territorial de Segovia, con su Servicio Territorial de Cultura y Turismo, por haberse ofrecido a restaurar las pinturas.
 
Igualmente, agradecer a la parroquia que, no con poco esfuerzo ha asumido el seguro clavo a clavo para el traslado y estancia de las pinturas en el centro de restauración, así como el transporte de las pinturas.
Página 1 de 68