¿CÓMO RECIBIR EL PERDÓN DE LOS PECADOS SIN SACERDOTE?

Perdón sin sacerdote

Vivimos momentos de incertidumre. Nos encontramos aislados en casa sin poder realizar muchas de las actividades cotidianas. Y una de ellas es la confesión. Muchos fieles están habituados a recibir el sacramento del Perdón de forma habitual. Otros buscan confesar sus pecados para celebrar, con su alma limpia, la Pascua de la Resurrección del Señor. Pero, ¿cómo podemos hacerlo sin salir de casa?

Debido a las medidas de confinamiento establecidas tras el decreto de estado de alarma a causa de la pandemia del coronavirus, la mayoría de templos están cerrados o tan solo abren para celebrar la eucaristía, también a puerta cerrada. A pesar de ello, existen vías para poder confesarse.

En primer lugar, podemos hablar con nuestros párrocos a través del teléfono o las vías de comunicación más modernas. Algo que puede resultar sencillo si tenemos el contacto del sacerdote.

Pero, ¿y si no es posible? ¿cómo lo hacemos? El Papa Francisco nos daba las claves hace unos días. "Habla con Dios, que es tu Padre, y dile la verdad: Señor, he hecho esto, esto, esto,...Perdóname". Así lo subrayó el Santo Padre y lo recoge un Decreto de la Penitenciaría Apostólica, haciendo alusión al Catecismo de la Iglesia Católica: "Los fieles individuales que se encuentran en la dolorosa imposibilidad de recibir la absolución sacramental, deben recordar que la contrición perfecta [...] y acompañada del votum confessionis, es decir, por el firme propósito de recurrir cuanto antes a la confesión sacramental, obtiene el perdón de los pecados, incluso mortales".

Esto quiere decir que, si nos dirigimos al Padre con un corazón arrepentido y rezamos el acto de contrición -oración por la que pedimos perdón por nuestros pecadoso y y hacemos propósito de enmienda-, lograremos el perdón de nuestros pecados.

Además, cabe recordar que el Santo Padre, ante estas circunstancias excepcionales en las que nos encontramos, ha concedido la indulgencia plenaria a los enfermos del COVID19, así como a sus familiares y los trabajadores sanitarios.

*ORACIÓN PARA EL ACTO DE CONTRICIÓN
Dios mío, me arrepiento de todo corazón de todos mis pecados y los aborrezco, porque al pecar, no sólo merezco las penas establecidas por ti justamente, sino principalmente porque te ofendí, a ti sumo Bien y digno de amor por encima de todas las cosas. Por eso propongo firmemente, con ayuda de tu gracia, no pecar más en adelante y huir de toda ocasión de pecado. Amén

© 2018. Diócesis de Segovia