MONSEÑOR FRANCO HACE BALANCE DEL AÑO CON LA VISTA PUESTA EN 2021

rueda de prensa balance2

El Obispo de Segovia, don César Franco Martínez, ha hecho esta mañana un balance del año que está a punto de terminar. En su tradicional encuentro con motivo de las fechas navideñas con los medios de comunicación que trabajan en la Diócesis, ha aprovechado también para avanzar algunos eventos que se producirán a lo largo del próximo 2021.

Así, ha querido comenzar asegurando que, aunque la actividad diocesana se ha visto condicionada por la pandemia, no se han dejado de llevar a cabo las actividades más fundamentales. Fue en marzo cuando llegó el confinamiento, prácticamente nada más terminar el encuentro de obispos y vicarios de la región en Villagarcía de Campos.

Desde entonces, la mayoría de los eventos quedaron supeditados al avance de la Covid-19 y las restricciones sanitarias. De esta forma, festividades como la Semana Santa, el Corpus Christi o la Misa Crismal se vieron alteradas, celebrándose de una manera más íntima y sencilla que nunca. Emotivo fue el funeral diocesano con el que, en palabras del prelado, «se quiso dar una despedida digna a las víctimas de la Covid» .

Motivos para la alegría

Las órdenes religiosas de la Diócesis también han sido noticia. Por una lado, los Padres Carmelitas salieron del Santuario del Henar de Cuéllar después de décadas de labor allí. Y al santuario acudieron las Carmelitas Samaritanas del Sagrado Corazón, junto a D. Carlos García Nieto, sacerdote cuellarano cedido por la Diócesis de Toledo. Como ha recordado don César, la alegría también llegó de la mano de las Misioneras Oblatas de María Inmaculada, agradeciendo que una nueva comunidad se instale en nuestra Diócesis. Y de los monjes jerónimos, que recibieron agradecidos una carta personal del Papa Francisco por la efeméride de san Jerónimo.

Cuéllar y su comarca también tienen algo importante que celebrar, este año hemos conocido que el Papa ha concedido un Año Jubilar Henarense con motivo del IV centenario de la fiesta de la Virgen del Henar.

Uno de los «acontecimientos más gozosos», como ha destacado Monseñor Franco, fue la ordenación diaconal de Álvaro Marín, el primer ordenado en más de una década en la Diócesis. Y, aunque invadido por la tristeza, el homenaje a Pilar Jiménez Huertas con la concesión del Premio San Alfonso Rodríguez a título póstumo sirvió para recordar a una mujer «servicial donde las hubiera, en todo sentido».

Este repaso ha concluido con otra buena noticia, ya que don César ha revelado que por el belén instalado en el claustro del Seminario ya han pasado más de 3.000 personas.

Servicio generoso y gratuito

En definitiva, el Obispo de Segovia ha remarcado que durante todo este año la Iglesia diocesana ha realizado un «importante y muy valorado» servicio de acompañamiento en los hospitales, ha alentado en la esperanza a las familias que despedían a sus seres queridos en los cementerios, y ha asistido de una u otra forma a quienes lo han requerido hasta el punto de que «Cáritas se ha visto casi desbordada».

Junto a esto, un «ejército de solidaridad» que, en los momentos más difíciles, fabricó pantallas, mascarillas y demás material de protección para entregar a quienes luchaban contra el virus en primera línea.

Mirada al frente

De cara al futuro, don César espera poder ordenar pronto como presbítero a Álvaro Marín y retomar su visita pastoral a los arciprestazgos. Asimismo, ha avanzado la próxima celebración de una Asamblea Presbiteral en la que reflexionar sobre el futuro de las vocaciones y la organización diocesana. Destacando que 2021 será Año Jubilar de San José y que la familia será fundamento de la reflexión pastoral en el V aniversario de la encíclica papal Amoris laetitia.

Finalmente, el obispo ha felicitado la Navidad asegurando que «estas fiestas no nos las puede arrebatar nadie» porque el mensaje más gozoso que podemos recibir es que no estamos solos, porque «llevamos a nuestro lado a Dios en la persona de Jesús».

 

© 2018. Diócesis de Segovia